Rosa Orozco: perdonar no significa renunciar a la justicia

En Sesión Ordinaria de la Asamblea Nacional con motivo del debate sobre los casos de represión en Venezuela, la madre de Geraldin Moreno (+), Rosa Orozco, pidió a los diputados venezolanos crear una comisión de la verdad para investigar las muertes por represión durante las protestas del mes de febrero de 2014.

“A ustedes diputados que tienen el deber de representarnos ante este parlamento, les pido que se de una comisión de la verdad con la que se pueda hacer justicia, una justicia de verdad y no una justicia eterna, sino una justicia de un mes que permita la libertad de los inocentes y la cárcel para quienes fueron culpables y dispararon a jóvenes que protestaban pacíficamente”, expresó Tintori. 

Geraldin Moreno fue asesinada por funcionarios de la Guardia Nacional el 18 de febrero de 2014, mientras se encontraba en la entrada de su casa protestando con una bandera. En un juicio que duró 34 meses, se condenó a 30 años de cárcel al funcionario que le disparó en el rostro a quemarropa y a 16 años al que le disparó en el cuerpo. 

Orozco destacó que en el caso de Moreno, se demostró que hubo “tortura, tratos crueles e inhumanos y considerados crímenes que no prescriben”, por lo que se dirigió a la Fuerza Armada Nacional. “En sus hombros pesa la obligación y la moral para impedir que esta dictadura siga hambreando y matando de manera injusta a los ciudadanos. Yo perdoné a quien mató a mi hija, pero perdonar no significa renunciar a la justicia porque este país lo que necesita es justicia”.

De igual forma, aseguró que “en las dictaduras siempre culpan al soldado, persiguen al más humilde, al pueblo. Ustedes son víctimas de la indolencia y de la necesidad de poder de unos corruptos, víctimas de la carencia de moral y valores. Basta de sacrificios, de muertes, de presos de consciencia, es tiempo de reconstrucción”. 

El diputado Rosmit Mantilla, destacó que el trato cruel al cual son sometidos los presos políticos “es un tema de todos los venezolanos porque estamos propensos a ser víctimas de la dictadura, a ser torturados, a ser sembrados como está pasando ahora con Gilber Caro, Yon Goicoechea”. 

Así mismo aseguró que “en Venezuela ser activista de derechos humanos es difícil, porque es pagado con cárcel. Hoy la tortura es la ministra más eficiente de Nicolás Maduro, la tortura es política de Estado”. Finalmente hizo un llamado a no permitir que el maltrato de Nicolás Maduro sea costumbre en Venezuela.