Raúl Emilio Baduel y El Gato Tirado cumplen dos años presos bajo torturas
y vejaciones en Uribana y Tocuyito

Raúl Emilio Baduel y El Gato Tirado cumplen dos años presos bajo torturas
y vejaciones en Uribana y Tocuyito

Este lunes cumplen dos años en prisión los estudiantes Raúl Emilio Baduel y Alexander “El Gato” Tirado, quienes fueron detenidos de forma arbitraria por protestar pacíficamente en Maracay, estado Aragua.

Omar Mora Tosta, quien junto a Theresly Malavé y Leonardo Luces son los abogados defensores de los estudiantes,  aseguró que esta detención fue un mensaje que el gobierno le envió a la sociedad civil para que nadie se atreva a salir a protestar. “Con esa condena de 8 años, la jueza de Juicio Iris Araujo instituyó como delito el protestar pacíficamente y pensar distinto en Venezuela”.

A juicio de Mora Tosta, es terrible el calvario que siguen viviendo estos dos jóvenes luego de dos años presos. “Primero fueron detenidos arbitrariamente por parte de la Policía del Estado Aragua que junto al Fiscal 6° de Aragua Luis Verde hoy premiado en Caracas con un alto cargo en el Ministerio Publico, fabricaron un expediente en su contra, con pruebas y hechos falsos, con el que ilegalmente fueron privados de la libertad y llevados a la cárcel Alayón de Maracay y luego trasladados a Uribana, donde han sido vilmente torturados”, denuncia el abogado.

Abusos vividos en Uribana

Como parte de las torturas que han sido víctimas tanto Baduel como Tirado, el abogado denuncia que en un comienzo “estaban hacinados en una celda junto a 15 personas, los hostigaban y golpeaban constantemente con armas de fuego montadas y objetos contundentes llamados “come nalgas”, que es un  bate con un extremo liso como el de cricket, con el que, les pegaban en la cintura y glúteos, les lanzaban bombas lacrimógenas dentro de la celda, les ponían música oficialista a todo volumen para que no durmieran y les daban la comida caliente en las manos para que se quemaran, se les cayera y tuvieran que comer del piso, lo que hizo que rebajaran entre 15 y 20 kilos  cada uno”.

El penalista señaló que a finales del 2014 se corrió la voz de que estallaría un motín porque  la población penal estaba descontenta por el maltrato continuo del director  Julio Cesar Pérez hacia ellos. “Los muchachos (Baduel y Tirado) nos informaron sobre los rumores de que los iban a matar, y llevamos la denuncia a tribunales, e inclusive en plena audiencia haciendo uso del derecho de palabra Raúl Emilio y Alexander relataron las torturas y las amenazas en su contra, así como el peligro de muerte que corrían, pero la Jueza Iris Araujo y el Fiscal Luis Verde, no hicieron nada para preservar las vidas de los estudiantes evidenciando complicidad por omisión”.

El día del motín, los estudiantes fueron protegidos por parte de la población penal de las agresiones de los custodios y  como represalias los desnudaron a todos y los llevaron a la cancha de la cárcel a pleno mediodía y los obligaron a acostarse boca abajo desnudos, lo que les produjo quemaduras en los genitales.

“Esa noche, la ministra de Asuntos Penitenciarios, Iris Varela, fue a Uribana en compañía de dos diputados y verificó que era cierto lo que denunciaba la defensa, así que los trasladó a la cárcel de Tocuyito, donde se encuentran hoy en día”, agrega la defensa.

Mora Tosta detalló que la semana pasada presentaron un escrito ante la Defensoría del Pueblo porque hay informaciones que señalan que en Tocuyito se implementará el mismo sistema de Uribana y hay posibilidades de que los pasen a convivir con la población penal común.

El juez de la Corte de Apelaciones de Aragua, Luis Ibarra, quien es ahora magistrado del Tribunal Supremo de Justicia,  convocó a una audiencia en la que no trasladaron a Raúl Emilio ni a Tirado. “Una barbaridad sin precedentes. Una audiencia de apelación sin presos. Hice hincapié de que eso era un acto nulo y violatorio de los derechos humanos”, denunció el abogado

Mora Tosta señaló que el tribunal alegó que estaban contumaces -cuando reiteradamente te niegas a comparecer en un acto-, pero resulta que  la boleta  de traslado nunca fue enviada al penal. “Necesitaban ratificar la sentencia rápido porque el fin de semana siguiente se abría la oportunidad para que ellos fueran inscritos como candidatos a diputados por el estado Aragua. Juan Luis Ibarra se ganó su magistratura publicando la sentencia escondido”, aseveró.

“Desde diciembre, que fue nombrado Juan Luis Ibarra magistrado, la Corte de Apelaciones de Aragua no despacha y el expediente de ellos no ha podido ser recibido todavía. “Estamos a una suerte de limbo legal”, puntualizó.

El abogado defensor recordó que desde el principio este caso ha estado viciado de irregularidades y recordó que ambos jóvenes fueron detenidos el 22 de marzo de 2014 cuando iniciaron una cadena humana frente al Parque de Ferias de San Jacinto (Maracay) sin bloquear la vía pública.