Lilian Tintori denuncia represalias contra trabajadores del Hospital Los
Magallanes de Catia

Lilian Tintori denuncia represalias contra trabajadores del Hospital Los
Magallanes de Catia

La esposa del líder venezolano y preso de conciencia, Leopoldo López, Lilian Tintori denunció la noche de este miércoles en su cuenta de Twitter, que José Luis Spitia y el Dr. Gonzalo Müller, ambos trabajadores del Hospital Los Magallanes de Catia, se encuentran en situación de riesgo dentro del centro de salud, tras realizarse la entrega de donativos de insumos médicos de la campaña Rescate Venezuela.

“Queremos denunciar ante la Fiscalía de la República, la Defensoría del Pueblo y ante el Ejecutivo, que se quieren llevar a dos persona inocentes presas, los quieren culpar por medicinas vencidas. Rescate Venezuela no entregó medicinas. Nosotros recolectamos insumos médicos y los donamos. En total fueron 40 cajas que estaban llenas de insumos y eso quedó registrado”, expresó Tintori.

Así mismo informó que desde tempranas horas de la tarde, grupos conocidos como “colectivos Bohina Roja con la ayuda de otro colectivo llamado Guaicaipuro, esposaron y secuestraron dentro del hospital a José Luis Spitia. La información que tenemos en este momento es que se lo quieren llevar preso. Hay muchos efectivos del SEBIN en el hospital”, denunció

La activista de derechos humanos denunció que durante la entrega de las 40 cajas de insumos médicos “hubo resistencia de gente que no estaba dentro del hospital, pero luego logramos entregar las cajas al Dr. Müller y nos retiramos en paz”. Tintori hizo un llamado a todas las instancias para que “asistan al Hospital Los Magallanes de Catia, liberen a José Luis Spitia y al Dr. Müller y se les garantice su integridad física porque son personas inocentes”.

Finalmente reiteró que “el régimen pretende detenernos con acciones como estas que son injustas. Todos los insumos médicos que hemos recolectado son para los venezolanos porque hoy hay un 90% de escasez de insumos médicos, y los niños, los abuelos y las familias venezolanas no pueden curarse porque hay una crisis humanitaria”.