Liberación de presos políticos venezolanos pende de un hilo por
intervención del TSJ

Liberación de presos políticos venezolanos pende de un hilo por
intervención del TSJ

La Ley de Amnistía y Reconciliación Nacional, una de las principales banderas de la oposición venezolana, ya es un hecho. El instrumento legal fue sancionado por la Asamblea Nacional (AN) en una maratónica sesión a la que asistieron familiares de los presos políticos y de las víctimas de los caídos en las protestas antigubernamentales en 2014.

El instrumento consta de 28 artículos y entrará en vigencia una vez promulgado por el Ejecutivo, en caso de que el Tribunal Supremo de Justicia no declare su inconstitucionalidad. La normativa beneficiaría a todos aquellos detenidos por discrepar del Gobierno y cuyas causas se consideren políticas. El documento es muy claro en negar la libertad a quienes estén incursos en delitos de lesa humanidad, homicidio y corrupción.

Para su redacción se tomaron en cuenta las consideraciones elaboradas por académicos del derecho penal, ONG defensoras de los derechos humanos, estudiantes y sociedad civil en general, no solo en Caracas sino en el interior de la República.

El pasado 7 de abril, luego de recibir a un grupo de personas que marcharon en contra de la aprobación de la ley, el presidente Nicolás Maduro firmó un documento con el que solicita al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que declare la inconstitucionalidad de la Ley de Amnistía y Reconciliación Nacional.

Apoyo internacional fue vital

La joven diputada Manuela Bolívar (Voluntad Popular) es enfática al reconocer que la presión internacional fue vital para la redacción y posterior sanción de la Ley de Amnistía. Los ojos del mundo miraron hacia Venezuela y la crisis política que atraviesa.

“Todo el apoyo latinoamericano, de gobiernos, parlamentos, la OEA, todo suma, el mundo sabe la situación de inestabilidad que reina en Venezuela, que es un país estratégico, lo que ocurre aquí tiene incidencia en la estabilidad de la región” puntualizó.

La legisladora aseveró que la comunidad internacional está preocupada por las limitaciones al ejercicio pleno de la democracia y los permanentes ataques a los factores adversos. “En Venezuela no hay democracia, no hay separación de poderes. Es lamentable que la oposición debió salir del país a denunciar esto porque no hay instancias transparentes en el país” manifestó. Leer más…

Noticia de: www.elvenezolano.com.pa